• Date Chance

¡Cuando conocí la cara del dolor humano y comprendí muchas cosas!

Por: Antonio Israel

@psic.antonioisrael

@antonioisrael0593



Todavía recuerdo aquella noche del 28 de noviembre del 2016 en Pereira, Colombia, cuando en uno de mis grupos recibí un mensaje de Daniel, un amigo con el que vivía en Medellín Colombia, diciendo que su vuelo iba a llegar más tarde porque había pasado “algo” (él estaba en Bogotá). Me encontraba viviendo un año de “acción social” y estaba terminando una gira por el Eje Cafetero de Colombia, podría decir que fue una de las visitas más fuertes por todo lo que viví, pero no sabía que al día siguiente lo más fuerte estaba por llegar.

Al despertar, lo primero que vimos en noticias fue que por la noche, el equipo de futbol Chapecoense había sufrido un accidente aéreo en el que 71 personas habían perdido la vida… todo cobraba sentido, el avión de mi amigo se había retrasado por eso, el encargado con el que estaba viajando, era originario de Brasil, evidentemente al ver las noticias se conmovió pues conocía al “Chapeco”.

Al llegar a Medellín, recuerdo que recibí un mensaje en algún grupo con un tweet que decía “SOLICITAMOS INTÉRPRETES DE PORTUGUÉS QUE DESEEN APOYAR EN LAS LABORES DE ACOMPAÑAMIENTO, LOS ESPERAMOS A LAS 3:00PM en el @olayaherreramed” Los detalles no los tengo, no se cómo llegamos hasta allí pero después de comer nos dirigimos al lugar. Nuestra sorpresa fue que al llegar al lugar, no solo necesitaban traductores, sino que también buscaban psicólogos para apoyar a las familias de los jugadores que llegarían en las próximas horas... ¡SOY PSICÓLOGO! y por cosas del destino, yo fui el último en quedar en aquella lista.

La acción comenzó: pasaron muchas cosas, me tocó recorrer el aeropuerto miles de veces, ir a la misma puerta de aquellos vuelos que llegaban de Brasil a preguntar si había algún familiar del equipo, me quedé mucho tiempo en aquella sala en la que esperábamos todos después de recibir a algún familiar y encausarlo a los siguientes pasos, capacitaciones “exprés” sobre intervención en crisis (clase que llevaba a las 8 am los sábados y a la que sí puse atención. Gracias Dr. Hatchett), me tocó escuchar a colegas llorar después de acompañar a algún familiar del equipo, y de igual manera conocí la verdadera cara del dolor humano, si, suena muy dramático, pero tuve la oportunidad de ayudar en ese momento tan fuerte, a la madre de uno de los pilotos del avión, verla llorar, escucharla decir “mi hijo era buena persona”, consolarla sin aparente éxito, guiarla en el proceso tan fuerte que estaba a punto de iniciar, entre esta y muchas cosas más, sin duda me han marcado de por vida. No les puedo explicar todas las emociones que viví pero durante la experiencia no me “salieron las lágrimas”, sin embargo, el momento llegó cuando el último día al llegar a la casa mis amigos me preguntaron “cómo había estado todo” a lo que antes de poder pronunciar palabra, rompí en llanto, no podía más, me descargué, y ¡CUÁN LIBERADORAS FUERON ESAS LÁGRIMAS!

Al escribir esta experiencia, quiero compartirles 3 puntos importantes que años después, me siguen dando mucha luz:


1. ¡Si es tu momento, actúa! Cuando estamos en el momento indicado, en el lugar indicado, en las circunstancias indicadas, lo único que hace falta es ACTUAR.

Dicho año de acción social, lo quería hacer a la mitad de la universidad, sin embargo, las cosas no se dieron hasta acabarla, y necesitaba estar ahí, cómo psicólogo, por algo, siempre había escuchado el dicho de “cuando es tuyo aunque te quites, cuando no, aunque te pongas” y nunca lo había vivido tan en carne propia. Ante una necesidad en el mundo no nos podemos quedar con los brazos cruzados.


2. La empatía siempre será nuestra principal arma. Vivimos un mundo en el que cada quien se preocupa por su cada cual, sin importa si sus actos pueden afectar directa o indirectamente a terceros. Cuando somos capaces de ver en los demás preocupación, dolor, sufrimiento, descubrimos que hay algo más fuera de nosotros que nos hace ver por ellos y tratar de aliviar su dolor. Es importante ver con los anteojos de la empatía cada circunstancia de la vida.


3. ¡Hazte presente en la vida de las personas y diles lo importantes que son para ti! Esta situación me hizo darme cuenta de lo importante que es demostrar a las personas que estamos con ellos, darles un abrazo, una palabra de aliento, hacerlas sentir acompañadas, lo que en psicología llamamos “contención emocional” y más cuando sabemos que están pasando por una situación compleja o difícil. No sabemos cuándo serás esa persona que lo necesite.

Les invito a darnos cuenta de ¡Cuán importante es actuar en el momento indicado ante una situación de crisis, ser empáticos en un mundo donde el egoísmo reina y lo importante que es demostrar a las personas que estamos cercanos a ellos!

No esperemos que nos llegue una pandemia para entender que necesitamos actuar como sociedad en el momento indicado o para ver que tal vez mi acto irresponsable puede costar vidas, o que un aislamiento total nos haga saber que es importante mantener vínculos emocionales, ¡aunque físicamente no podamos estar cerca de los que nos importan!

Al final, todos podemos pasar por situaciones que nos hagan entender esto de alguna manera, ahora que tienes la oportunidad de entender por voluntad propia, no esperes que te llegue una tragedia para hacerlo.

#DateChance de vivir cada momento y actuar, tú puedes transformar el sufrimiento en una persona y eso marcará la diferencia.

STAY UPDATED

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube