• Date Chance

En el ojo del huracán

Por: Laura Sofía Zepeda

@laurasofiazep


No, no se está acabando el mundo. No, no es necesario entrar en pánico. No estamos solos, aunque tengamos que aislarnos. Estamos cansados del tema, estamos hartos de las estadísticas, estamos exhaustos de lavarnos las manos, esperando que también se limpie el estrés que cargamos. Ya no queremos más desastres, conflictos, amarillismo, corrupción e hipocresía. Sin embargo, ¿cuántos de nosotros no pedíamos a gritos mudos un descanso? Todo el planeta, al parecer.

Habiendo estado tan solos y tan aislados por estos últimos meses, lecciones hemos aprendido. Nos hemos conocido a nosotros mismos y a los pocos que frecuentamos, a un nivel mucho más profundo que nunca. A un grado que probablemente no se hubiera alcanzado de otra manera. Al sentir y expresar emociones tan incómodas y complejas, hemos comprendido. Hemos valorado. Hemos vivido. ¿Cómo, si no hemos salido ni disfrutado del mundo en meses? Hemos vivido porque regresamos a ser humanos de la manera más cruda y real posible en estos tiempos. No se ha tratado de demostrarle nada a nadie, ni de exhibir nuestros bienes materiales, ni de auto destruir una naturaleza que nos rehusamos a aceptar. Se ha tratado de sentarse desnudo sobre sentimientos ya ignorados por un largo tiempo.


Todos tenemos miedo, pero el aceptar la vulnerabilidad en nosotros nos da una paz mental inigualable. Cuidar de nuestra mente es parte del proceso de reestructuración que está pasando. Reorganiza tu manera de pensar para que te mantengas en un estado de ánimo auténticamente tuyo, incorruptible por cualquier ruido externo que busque alimentarse de los débiles. Todos estamos en este periodo de transición externa, pero está en nosotros dejarnos llevar con esta nueva marea y equipar nuestra mente para las olas que vienen. Vivimos para nosotros mismos y después podemos afectar a los demás. No es al revés. Muchas veces se nos olvida que nuestra opinión sobre nosotros mismos y relación interna importan más que cualquier otras.


Hay algo muy bello dentro de la incertidumbre que se llama <<oportunidad>> y esto se refiere a todos los aspectos de nuestra vida: laboral, personal, económico, social, cultural, etc. Hay que prestar atención a lo que tenemos en frente y no preocuparnos por lo que “puede suceder” o lo que “las estadísticas señalan” porque al final estamos viviendo día a día. Solo el presente es cierto y es con él que tenemos que trabajar. Atrapemos y no dejemos ir esa paz que se encuentra en el ojo del huracán. Cuando todo lo demás sea inestable y estruendoso, nosotros sabremos manejar la lluvia y entenderemos el verdadero propósito. Estos golpes bajos han sacado demonios y han expuesto verdades a grande y pequeña escala. Si encontraste algo que no te gustó, cámbialo. Pero acéptalo y reconócelo tal cual es. Si te tienes miedo a ti mismo, no puedes ayudarte ni seguir adelante. Por eso, date chance de crear de nuevo, date chance de cuidar tus pensamientos y que/quien se infiltra en ellos, y date de chance de vivir con ganas.

0 vistas

STAY UPDATED

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube