STAY UPDATED

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube
  • datechance_

La Clave de la Felicidad

La clave de la felicidad

Por Liz Díaz


Si no es a ser felices, ¿a qué venimos a esta Tierra? Cuando tienes una adicción emocional a la tristeza, ésta se vuelve una pregunta constante. Y, en mi caso, una misión de vida y prioridad lograr ser feliz, y que esta felicidad dure lo suficiente para poder compartirla ya que notas más la infelicidad en los demás.




Pero, primero que nada, comencemos con la simple y no tan simple pregunta… ¿qué es la felicidad? De acuerdo a Wikipedia la felicidad es «El estado de ánimo de la persona que se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que desea o por disfrutar de algo bueno.» Por lo tanto, es un resultado de haber gozado o disfrutado, pero, ¿qué tal que tus pensamientos o emociones no te permiten hacerlo?


Mi historia no es color de rosa, como la de ninguna persona pero me gustaría compartir mi camino recorrido. Siendo una persona extremadamente emocional y sensible, mucho tiempo elegí CREER que sufrí; porque el sufrimiento no existe, es una percepción que la mente elige, la cual busca enfocarse en el vaso medio vacío independientemente de lo privilegiada que sea tu situación. Para mí, el estado de la felicidad sería ideal, pero también sería irreal pretender permanecer en él por mucho tiempo, puesto que varios factores lo lograban alterar, como por ejemplo; ser constantemente llamada «dramática» por mi pareja cuando su forma de ser me hería, o pasar 9 horas al día de lunes a viernes y muchos sábados en un trabajo que no me inspiraba, porque era lo que debía de hacer o se esperaba de mí al pretender ser 100% independiente. Sin darme cuenta entré a la cultura de «lunes de bajón», «miércoles casi viernes», «posmemato» y me creí continuamente víctima de las circunstancias y anhelaba que llegara el fin de semana o situaciones en mis relaciones para ser feliz, pero evidentemente algo estaba mal, cada vez me sentía más ansiosa.


¿Qué hice? Invertí mucho dinero y tiempo en todo lo que se me presentara de ayuda para crecimiento espiritual, terapia y desarrollo humano, bien dicen que cuando el alumno está listo, se presenta el maestro. Cada quien tendrá su camino y forma, el chiste es buscar ayuda, mentores, gurús, terapia o lo que sea para ahorrarte años de búsqueda que te llevaran al mismo resultado. TODO ERES TÚ, lo que buscas y deseas en realidad ya está dentro de ti solo hay que regresar a SER.


Y, ¿qué es SER? Es la esencia que hay detrás de todos esos enmarañados pensamientos y sentimientos confundidos que agotan tu energía al no ponerse de acuerdo. Bien decía Mahatma Gandhi, «La felicidad sucede cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces están en armonía.» Esta frase resonó en mí y encontré la palabra mágica CONGRUENCIA, que todo lo que hagas, digas y pienses este alineado a lo que eres, y no habrá sentimiento y pensamiento que no puedas refutar con la convicción de que estás en donde tienes que estar en ese momento.


Y ¿quién eres? Eres tus valores, esas pequeñas partes de Dios que llevas dentro es lo que en realidad somos, ni tus dudas, ni tus miedos, ni tus estudios, ni tus logros, ni tus emociones eres, ya que estos van a variar o desvalidar dependiendo de la situación.

La única manera de avanzar con certeza y que nada te hará dudar es conociendo tus valores, y ante cualquier situación o conflicto elegir la solución y opción que se alinee a éstos, ya que toda acción e INACCIÓN conlleva una consecuencia, pero por lo menos estas consecuencias estarás dispuesto a confrontarlas sin remordimientos. O sea, adiós a los bucles mentales y eternos «hubieras». Mente 0 - Liz 1


Al vivir bajo esta congruencia, tu EGO o mente ya no podrá atacarte, ¿por qué? porque se encuentra en armonía con tu corazón. Tus emociones se volverán notablemente menos volátiles y no tendrás más que palabras de agradecimiento por esta nueva PAZ.


Durante años pensé que buscaba la felicidad para no sentirme triste, cuando en realidad lo que mi corazón deseaba era PAZ (s.f. Ausencia de inquietud o guerra). Una vez que te encuentras aquí descubres que ese es tu mayor activo y estarás muy poco dispuesto a comprometerlo. Ninguna situación, y ninguna persona es merecedora de hacerte perder este preciado estado y regalo que es la paz. En él sí que puedes disfrutar el presente por como lo dice la palabra «presente» regalo de estar vivos y compartir sin angustias del futuro, o tristezas del pasado, solo siendo.


Date chance de comenzar a conocerte y definirte, observa también tu obscuridad sin que te determine, como parte del proceso. Date chance de saber qué es lo que te gusta y lo que no y sigue haciendo mucho más de las cosas que te laten, aléjate de todo lo que no sientes que va contigo o haces solo por deber o compromiso. Poco a poco cambiará tu entorno, tu situación y contexto hasta que sea completamente afín y acorde a ti y vivas en completa CONGRUENCIA para que lo que sea que hagas te haga sentir en PAZ y como consecuencia te haga FELIZ.


SPOILER ALERT: Si tú estas bien, todo lo demás se acomodará y no al revés. Ahí sabrás que todo esto es gracias al trabajo que hiciste por amor a TI. Te lo digo porque me pasó a mí, sin darme cuenta me dedico a ayudar a la gente a ser feliz, durante todo el día hago cosas que amo y encontré una pareja con mi mismo lenguaje de amor.

Deja salir la luz que llevas dentro.


Lizette Díaz Bioterapeuta

@lizzy_inthesky


Edición por: SayItRight, síguelos en instagram: @sayitrightmx

105 vistas