STAY UPDATED

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube
  • datechance_

Más grande que tus circunstancias

Por: Grace Aguilar

Me emociona poder compartir a través de Date Chance, me parece un proyecto muy noble, pero sobre todo muy auténtico por la apertura que ha tenido su fundadora al compartir su experiencia y ser ejemplo de cómo se resurge de la oscuridad.





Me identifico con ella y este movimiento porque creo que si más personas pudiéramos ver lo que el trabajo interno puede hacer por cada uno y el impacto que esto tiene, primero en nuestras vidas y como consecuencia en nuestro entorno inmediato, habríamos más personas generando conciencia.


Quisiera compartirte mil experiencias, pero el espacio no me alcanzaría, así que sólo te compartiré que el entorno en el que crecí no fue el mejor, el más seguro, ni el más sano o el más consciente; las experiencias de vida fueron dolorosas, de esas que te dejan con la boca abierta si las escuchas, planeo compartirlas abiertamente en algún momento, si coincidimos en ese tiempo y espacio será padrísimo, si no, me gustaría que te quedaras con esto: hoy sólo tomo todo el aprendizaje que cada una de ellas me ha traído.


Hoy no puedo más que agradecer todo el dolor, la tristeza, la confusión, la ira, la oscuridad, porque al final me han traído a un lugar de conciencia que me encanta. No cambiaría nada de lo vivido pues me ha hecho quien soy, amo a la mujer que hoy soy. No te voy a mentir, transformarse no es fácil, pero te aseguro que vale toda la inversión de tiempo, dinero y esfuerzo.


Estoy segura que no soy la única que ha vivido experiencias difíciles, que todos pasamos por experiencias que de alguna forma marcaron nuestro desarrollo, y quiero decirte que todas esas experiencias tienen un propósito.


Que todo lo que hoy estás pasando o pasaste, lo que viviste, lo que dolió, aquello que sentiste que te rompía hasta el alma, la oscuridad de la que saliste, las confusiones que atravesaste, las tristezas o momentos difíciles que pasaste. ¡TODO! ¡Todo tiene un propósito! Que nada pasa porque sí, que nada es casualidad, que en el momento en el que tomas el aprendizaje de cada situación, en el momento que entiendes la lección, en ese momento UN PODER ENORME viene sobre ti.


Para mí todo inició a la edad de 19 años, cuando después de vivir una experiencia de esas cercanas a la muerte, comencé a preguntarme:


¿Qué tipo de persona quiero ser? ¿Qué mujer quiero ser en 10 años? ¿Cómo quiero que sea mi vida en 10 años? ¿Qué quiero hacer cuando tenga 29 años? Pero, sobre todo ¿En quién me quiero convertir?

A esa edad y con esas preguntas comenzó mi camino por el desarrollo humano, hice todo lo que me dijeron que tenía que hacer para salir del lugar de inconsciencia y oscuridad en el que me encontraba en ese momento de mi vida. Tal vez por esto me identifico con Fer y me inspira que lo comparta, porque también fue una de esas experiencias cercanas a la muerte lo que me impulsó a generar una transformación en mi vida. De esas experiencias que te hacen replantearte el mismo sentido de la vida, la existencia de un poder superior y el propósito de tu vida, sí, sentido y propósito son diferentes.


Creo que somos más grandes que nuestras circunstancias, que dentro de nosotros hay un poder enorme al cual sólo necesitamos acceder para poder generar la vida que anhelamos. Que un recurso constante en este camino es y ha sido el precioso regalo de la fe, que es la certeza de lo que se espera y la convicción que lo que no se ve, conforme más conectas con esa fuerza que da la fe más se potencializa tu poder interno para generar la vida que anhelas.


Si pudiera regalarte algo sería esto: la certeza en tu corazón, la certeza que tienes un poder y una luz más allá de lo imaginable, y que tus experiencias están alineadas para que vivas una vida llena de propósito y plenitud, pero tienes que elegir ser más grande que tus circunstancias actuales o pasadas. Sólo tienes que elegir cultivar esa certeza, y eso sólo se hace yendo hacia adentro, donde están las respuestas.


Por último, quiero decirte qué sucedió con esas preguntas que me hice hace 11 años: sí, me convertí en la mujer que a mis 19 años plantee, de hecho todo es mucho mejor de lo que imaginé. Hoy te puedo decir que me siento feliz y plena con la mujer que soy y donde estoy en este momento de mi vida, con cada decisión tomada desde ese momento hasta hoy, soy consciente que este es un trabajo constante, y que aún existen temas para trabajar (no soy perfecta, nadie lo es) pero, ¿sabes qué? Hoy me siento curiosa y emocionada al pensar en qué más hay para encontrar, sanar, aprender, transformar y compartir


Así que date chance de conocerte a ti mismo, date chance de hacer las paces con tu pasado, date chance de crecer internamente y de que ello tenga un impacto en tu exterior, pero sobre todo date chance de ser humano y de conocer el potencial que llevas dentro de ti para generar la vida que anhelas.



Edición por: SayItRight, síguelos en instagram: @sayitrightmx

135 vistas2 comentarios