Me aprendí a amar

Por Andrea López

@andrealocord

Para la depresión no hay edad, creo que muchas veces negamos o no nos gusta escuchar esta palabra: «depresión».

A mí me sucedió justo después de graduarme de la universidad. La verdad es que sucedieron varios factores en mi vida por los cuales dejé mi autoestima hasta el suelo. Deje de creer en mí, comencé a sentirme sola. Ir al cine sola, ni en broma. Me daba miedo el fracasar, el no ser suficiente para alguien, el entregarme a alguien por miedo a que me dejaran y fuera mi culpa. Obviamente todas esas cosas solo pasaban en mi cabeza, pero en ese tiempo yo las sentía MUY reales.


¿Cómo me podía sentir así si lo tenía TODO? Gozaba de una buena salud, no me faltaba comida, amistades tenía y muy buenas. Pero por dentro me sentía vacía, llena de miedos y ansiedades.


Te cuento esto porque si tú alguna vez lo sentiste es completamente normal. Lo anormal es querer quedarse ahí y hacernos las victimas de algo que solo pasa en nuestra cabeza.

Así que empecé solita a levantarme y cada vez que sintiera que mi cabeza me decía algo negativo solo trataba de cambiarlo por un pensamiento positivo, lo sé, no es tan fácil como parece, pero se los juro funciona.


Comencé a hacer ejercicio aunque no quisiera, salir con amigas y pasármela bien, levantarme todos los días y agradecer por las cosas que tenía, y pedir por las cosas que quería. Empecé a leer, a escuchar música a todo volumen, a cantar, a bailar, a sonreír cuando me cachaba estando triste que hasta risa me daba.

En los días malos, aceptaba el estar así. Lloraba lo que tenía que llorar. Me consentía, y si era necesario platicar con alguien lo hacía. Pedir ayuda no es malo.

Poco a poco comencé a notarme más alegre, disfrutando de las cosas y los momentos. Pero, lo que más me sacó de este hoyo en el que estuve fue encontrarme a mí misma y amarme.


Conocí lo peor y lo mejor de mí, y lo acepté.

Así que, te comparto las diez cosas que AMO, y quiero que cuando termines de leer esto tú también escribas cosas que ames de tu vida y lo leas para ti.


1. Amo el entregarme a la gente. Aprendí que no todo mundo se entrega pero yo sí. El que quiera entregarse a mí será bienvenido, el que no, no pasa nada. Yo me sigo amando.


2. Amo disfrutar de mi soledad. Me di chance de ir al cine sola, irme a tomar un café con un buen libro, saber que puedo estar conmigo y disfrutarme. No dependo de nadie.


3. Amo mi cuerpo. Ésta fue difícil porque no siempre lo amé, pero ahora me veo en el espejo y trato de no juzgarme. No soy perfecta pero ahí voy.


4. Amo y valoro la compañía del otro. Presente, ahorita. El que quiera estar va a estar, el que no, aunque esté a un lado tuyo te hará sentir que no está.


5. Amo el reírme de mí. Dejé de juzgarme y maltratarme, ahora le doy menos importancia al equivocarme y me interesa más lo que aprendo de ello.


6. Amo el hacer ejercicio. Ya ni por el «cuerpower», sino porque genuinamente me hace sentir feliz y me siento bien.


7. Amo que me importe menos lo que piensan los demás. Como lo dije, el que quiera estar te lo va a demostrar, el que quiera hablar que hable.


8. Amo que soy cursi y sensible. Aprendí que así soy, que me encanta dar y preocuparme por los demás.


9. Amo la libertad. Simplemente darle la libertad a las personas de que sean como son; tanto como en amigos, pareja, familia, quien sea.


10. ME AMO. Me amo tanto en los días buenos como en los malos.


Así que DATE CHANCE de tener días malos y buenos. De aprender a conocerte y amarte, porque para poder amar a otra persona necesitas amarte a ti.





Edición por: SayItRight, síguelos en instagram: @sayitrightmx

277 vistas1 comentario

STAY UPDATED

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube