• Date Chance

Mi TED TALK del 14 de febrero

Escrito por: Laura Sofía Zepeda

@laurasofiazep


Ya estamos en esas fechas. El amor-odio hacia el 14 de febrero, todos lo odiamos y todos lo amamos, no mientan. Algunos se emocionan, pero definitivamente sobresalimos los que «no tienen con quién celebrarlo». Pero no, no tenemos que hablar de quererte a ti mismo, que no necesitas a nadie más en tu vida, que eres suficiente. Porque no lo eres. No en este momento.


La cosa es que para poder llegar a un punto en el que te encante estar contigo mismo, que te fascine quien eres y hasta que te atraiga la persona en la que te has convertido, requiere de muchísimo trabajo. Cuesta mucho esfuerzo y dedicación porque claro que puedes llegar a ser esa persona, pero después de un largo y duro proceso. Uno necesario, por supuesto.



Pero, por lo pronto, tenemos que trabajar en ello. Aprender de los que tenemos a nuestro alrededor, pedir ayuda cuando la necesitamos, desechar a quien nos hace daño.

Y rodearnos de gente que nos inspira sirve como la perfecta herramienta para guiarnos cuando no sabemos hacia dónde ir. No es egoísta ni convenenciero, al contrario. Quien vive con propósito, busca contagiar ese positivismo e inspirar al prójimo. Ese es el verdadero ciclo de la vida.


Para cuando empezamos a disfrutar de un amanecer, mucho ha pasado. Nos encantan detalles de la vida porque aprendemos a quererlos por medio de la experiencia y los golpes más fuertes. Sin dolor, no hay amor. Cualquiera que sea la fase en la que te encuentres durante este proceso de creación porque eso es lo que es, nada de «encontrarse a sí mismo», siempre aprendemos y nos sacudimos la tierra después de la caída.

Es verdaderamente especial cuando tenemos claro lo que queremos ser. Y ese es el momento en el que no quedan más razones para no ser esa persona, solo excusas vacías. Muchas veces confundimos el «no puedo» con el «no quiero».



Es sumamente común escuchar a gente decir «quiero ir al gimnasio, pero no tengo tiempo» o el típico «me encanta leer, pero no tengo tiempo». Pues qué crees, si realmente quisieras hacerlo, harías el tiempo para completarlo. No buscas a que se te presente la oportunidad de la nada. Suena extraño, pero ese proceso de duelo cuando muere esa persona que eras, tóxica y con malos hábitos, es muy difícil. Te acostumbraste tanto y estabas tan cómodo viviendo así que llega un punto en el que estar sano y alegre te cuesta más trabajo. Y te auto saboteas.


Así que, para empezar a convivir con nosotros mismos, tenemos que pasar todo un proceso. Se puede comenzar de maneras muy básicas y pequeñas. Tener unos momentos a solas en los que puedas convivir con tus pensamientos, no ser atacado por ellos. Momentos en los que puedas darte un abrazo fuerte, no lastimarte a ti mismo. Momentos en los que puedas sonreír sin razón y sin esperar otra sonrisa de vuelta. Momentos tuyos que nadie más tiene que presenciar. No es de locos querer apapacharte y hasta tener una conversación larga contigo mismo. Pero siempre hay que hacer el tiempo para esto. No podemos esperar a que una presencia divina nos ilumine y nos dicte exactamente qué hacer. Eso es una excusa vacía.


No queremos despertar un día a los 82 años añorando una vida que solo pudimos soñar. El tener un respeto por nosotros mismos conlleva el apreciar y hacer prioridad nuestros gustos y deseos. Incluye tomar riesgos para alcanzar logros y ser exitosos. Todo esto viene de nuestro interior, nada más.


Así que, como prometí, no hablé del amor propio como tal, pero sí de crear una visión muy clara y libre de excusas para elaborar un personaje que nos encante y nos cause emoción explorar.



Y, poco a poco, convertirnos en este personaje. #DateChance de ser una persona que admiras. #DateChance de ser excepcional. #DateChance de sorprenderte a ti mismo una y otra vez.

0 vistas

STAY UPDATED

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube